domingo, mayo 10

El talento.


Desde mi punto de vista uno de los principales males que padecen la sociedad y las personas, es la falta de vocación y talento en lo que se hace, la falta de ganas.
Constantemente encuentro personas en comercios, restaurantes, empresas, bancos… trabajando sin motivación, con aburrimiento, tensión o tristeza. Solo trabajan por conseguir un sueldo, aun cuando el trabajo no gusta y posiblemente haya falta de profesionalidad. De esta manera se llega al ausentismo laboral, a la enfermedad, o depresión.

Es importante promover la búsqueda de vocación y el desarrollo los talentos. Podéis pensar que soy un idealista o que lo que digo es una utopia, pero desde mi punto de vista cuando alguien tiene un don para algo y trabaja con él, es cuando sirve correctamente a la sociedad, haciendo que esta se beneficie y sea mas prospera.
¿Que preferirias que te operara una persona que esta comprometida por que valora lo que hace o una persona aburrida que piensa en acabar para ir al gimnasio?
Todos tenemos un talento único y especial, algo que hacemos mejor que los demás. Este talento depende de nuestras actitudes y aptitudes, se reconoce porque cuando trabajamos con él, el tiempo pasa muy rápido, disfrutando y haciéndolo bien. Es importante un trabajo de conocimiento, definiendo nuestros talentos, formándonos y desarrollándolos con los medios necesarios.

Para reconocer tus talentos observa tus reacciones y respuestas espontaneas ante situaciones diferentes. Lo que piensas, sientes y haces.
Busca estos indicios y respuestas en tu interior y encontraras tus talentos:

- Atracción. 
"No puedo dejar de mirar a esa persona, realizando esa importante actividad"

- Facilidad de aprendizaje.
 "Lo entiendo rapidamente y soy capaz de crear metodos propios"

- Satisfacción. 
"Me gusta, me encanta hacerlo, con que rapidez a pasado el tiempo"

Es posible que en la infancia nuestros talentos fueran reprimidos por la familia y el entorno, pues pensaban que no eran productivos o había otros planes para nosotros. Rescata esos dones del cajón que los encerraste y como adulto decide en tu vida.

No digo que haya que dejar el trabajo si a uno no le gusta o no se siente bien en él, pero si recomiendo que se vayan destapando los talentos, dedicándoles tiempo, constancia y paciencia, llegará el momento adecuado para hacer el cambio y dar el salto hacia una vida mas prospera y feliz.

Recuerda todo talento que se utiliza, que sirve, que se comparte y se da a los demás, crece y se desarrolla. Todo talento que se guarda, que no se utiliza, que no sirve, termina desapareciendo y perdiéndose.

¿Qué decides? ¿Desarrollar o perder tus “talentos”?

Ser Felices.


Sergio Cambra.
www.yogui-urbano.com

No hay comentarios: